¿Aprender del error?

Escrito por Katia Castellares
Psicóloga y docente (PUCP). Especializada en desarrollo cognitivo, orientación académica y vocacional, y tutoría. Trainer del Instituto Feuerstein de Israel. Responsable de la Oficina de atención psicológica Bienestar Letras en Estudios Generales Letras en la PUCP. Esta publicación forma parte del blog “Padres” de Zona Escolar PUCP, a través del cual se proponen temas que son abordados con mayor detenimiento en las charlas que organiza el programa Postulando Juntos a la PUCP. Si desea consultar en “Agenda” nuestras próximas actividades, haga clic aquí.
 ¿Aprender del error?

Cuando nuestros hijos reciben los resultados de una evaluación algunos solo ven la nota y guardan la evaluación, otros miran en qué se han equivocado y tal vez se animan a pedir explicación al profesor. El propósito de las evaluaciones es verificar el avance o logro de aprendizajes de diferente índole por lo que considerar los aciertos y los errores cometidos como parte del proceso de asimilar un aprendizaje resulta necesario.

Propiciar que el adolescente identifique el por qué sí alcanzó un resultado favorable contribuye a su autoconcepto académico, no obstante, que reconozca qué ocurrió para que haya incurrido en error y pueda clarificar si fue por motivos exclusivos o externos a él, también le ayudará a consolidar su sistema de atribuciones frente al éxito o fracaso.

A partir de lo anterior, él podrá discernir si las estrategias o medidas a emplear ante una nueva evaluación dependerán solo de él (leer con detalle las preguntas, organizarse de manera diferente, repasar más, incorporar el estudio con compañeros, preguntar más en clase) o la necesidad de pedir apoyo o cambio de condiciones externas.

Si consideramos los tipos de error encontraremos el error de omisión, en el cual no se explicitó  la información solicitada tal vez por una falla en la memoria, ausencia del contenido o por falta de precisión en la respuesta. También tenemos el error de comisión, en el cual se ha plasmado información o un procedimiento incorrectos, quizá por una dificultad en la comprensión de un tema o por confundir los pasos en la resolución de un ejercicio.

Es importante conocer la fuente o causa del error pues ello ayudará a prevenirlo y frente al mismo es necesario buscar información antes de tomar una decisión. Además, incorporar el control de respuesta es decir la capacidad de reflexionar antes de emitir una respuesta, pues se puede efectuar una auto-corrección y ello ayudaría a controlar el aprendizaje, reduciéndose la impulsividad y la disminución de las respuestas de ensayo-error.

DEJA UN COMENTARIO